Nos convertimos en la primera fábrica de gofres cardioprotegida de España con la instalación de un desfibrilador en nuestra fábrica, siguiendo la línea de los objetivos de desarrollo sostenible

A partir de hoy contararemos con un sistema de gestión de salud y seguridad para cuidar y promover la salud de nuestros trabajadores

Nos es grato comunicar que la pasada semana instalamos un desfibrilador externo automatizado (DEA) de fácil acceso en nuestra fábrica, cumpliendo con la Normativa Autonómica Valenciana recogida en el Decreto 159/2017, de 6 de octubre, del Consell, por el que se regula la instalación y uso de desfibriladores automáticos y semiautomáticos externos, fuera del ámbito sanitario y como parte de nuestro programa de seguridad y salud recogido en el programa de RSC, con el objetivo de prevenir y proteger a nuestros trabajadores ante una parada cardíaca súbita. Tener un protocolo de atención rápida, definida y precisa en el lugar de trabajo es fundamental para atender de manera exacta la parada cardiorespiratoria y minimizar así las secuelas que podrían conllevar.

Coach RCP Formación y CEFOVI nos ha impartido la capacitación y nos ha otorgado los CERTIFICADOS DE FORMACIÓN EN SVB+DESA a todos los trabajadores y la placa de espacio cardio protegido a nuestra sede de PUNTO GOFRE, al contar con desfibrilador homologado, distribución y señalética. Todos los empleados hemos realizado un curso de formación y de manejo básico del DEA, con el fin de que cualquier persona trabajadora de la fábrica pueda actuar y aplicar precozmente una serie de acciones que se conocen como “cadena de supervivencia” en los primeros 5 minutos: reconocer la situación, activar el sistema de emergencias sanitarias y comenzar de manera urgente las maniobras de soporte vital básico y la desfibrilación eléctrica precoz. Además de la Formación sobre este complemento de soporte vital básico, debemos ejercer un mantenimiento, tanto de las baterías como de los parches, y de adquirir el compromiso de la renovación al cumplirse dos años de su instalación, según la normativa de la propia Comunitat Valenciana.

Nuestro modelo es un desfibrilador externo Philips modelo HS1. El propio aparato analiza el ritmo cardíaco y si detecta anomalías, administra un impulso eléctrico intenso en situaciones en las que el paciente está inconsciente, sin respiración normal y sin manifestar signos de circulación. Este equipo puede ser utilizado en adultos y niños a partir de 8 años o que pesen más de 25 kilogramos de peso y cuenta con parches pediátricos con reducción de energía. El equipo de empleados capacitados en el uso del desfibrilador son la primera línea de contención y, después de éstas, cuentan con la colaboración del personal y dispositivos del teléfono de urgencias y emergencias del 112 y así como la logística del SESCAM que se desplazaría hasta el lugar indicado, en un hipotético caso de parada cardiorrespiratoria. Según el INE las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte natural en España y el tiempo de actuación ante una parada es fundamental para salvar una vida.

Con esta acción estamos avanzando en nuestros objetivos de desarrollo sostenible dentro de la firme apuesta de Responsabilidad Social Empresarial, contando con sistemas de gestión de salud y seguridad en las instalaciones de la empresa para disminuir los accidentes y enfermedades laborales. Dentro de este compromiso de Responsabilidad Social se encuentran también las medidas de respeto medioambiental como la futura instalación de placas fotovoltaicas en la azotea del edificio para el autoconsumo de energía o las 10 toneladas anuales de plástico que se redujeron al introducir la caja de cartón Minibox para los gofres de 55 gramos.