Nuestros gofres belgas están basados en la receta del gofre de Lieja

Los gofres belgas, tal como su nombre indica, son originarios de Bélgica, aunque se tiene constancia de que ya en la antigua Grecia era costumbre cocinar masa de harina entre dos placas de metal. En 1789 el americano Thomas Jefferson trajo a Europa la primera plancha de gofres con la peculiar cuadrícula que todos conocemos y que le da forma a los gofres, pero fue el belga Maurici Vermersch, en la Exposición Universal de 1960, cuando dio a conocer esta variedad acompañada de diferentes ingredientes como nata y chocolate. Fue tal su éxito que decidió expandirlo en el continente americano cuatro años más tarde, en la Feria Mundial de Nueva York de 1964. Rápidamente se expandió esta forma de comer gofres con el nombre de «waffle belga» y se empieza a hacer mundialmente famoso.

Existen muchos tipos de gofres: los gofres belgas, americanos, de Hong Kong… pero todos los gofres no son iguales, ya que cada uno de ellos tiene unas características propias. Nuestra variedad de gofre belga recibe este nombre en homenaje a la ciudad belga de Lieja, gracias a la idea de un chef del Principado de Liege. Este tipo de gofre belga se elabora a partir de una esponjosa bola de masa con vainilla y margarina vegetal, entre otros. A diferencia de los gofres clásicos belgas, los gofres de Lieja son más dulces, de textura más densa y de tamaño más reducido. Contienen perlas de azúcar que le dan un delicioso sabor acaramelado único. Nuestros gofres belgas están siempre crujientes.

Se suelen servir calientes, aunque en Bélgica es muy común verlos en diferentes puestos callejeros para comerlos mientras caminas y acompañados de  de tu topping preferido. 

Nuestros gofres belgas son crujientes y dorados por fuera, y suaves y esponjosos por dentro, y te encontrarás con las características perlas de azúcar en cada mordisco. Los puedes encontrar listos para comer en el supermercado.

Gofres Clásicos

Disfruta de un gofre belga en tu casa. Son ideales para el desayuno, el postre o la merienda.

Gofres con chocolate

Te mereces un gofre belga con chocolate. Cómetelo en casa y disfruta de tu dosis dulce del día.

¿Cuál es nuestro secreto de nuestros deliciosos gofres belgas?

Perlas de azúcar, nuestro bien más preciado

Nuestros gofres belgas tienen un sabor único caramelizado, debido a las perlas de azúcar que encontrarás en cada bocado.

Masa esponjosa y sabrosa

La fabricación de nuestros gofres belgas se basan en la realización de bolas de masas esponjosas con los mejores ingredientes.

Delicioso sabor a vainilla

Entre nuestros ingredientes se encuentra la vainilla, un sabor característico del gofre belga al que no te podrás resistir.

Hay muchas formas de comer un gofre belga

Gofres

Con frutas

Con chocolate

Con helado

Cualquier momento es bueno para disfrutar de un gofre

En la oficina

Tómate un brake

Para llevar

Mételo en el bolso

En la merienda

Saboréalo con tu topping preferido

  • Nuestros gofres belgas se envasan individualmente para que puedas llevártelo y comer solo el que te apetezca, sin que el resto pierda sus propiedades.
  • Calientes están muy ricos, pero fríos también están deliciosos.
  • Puedes añadir cualquier topping.
  • Tenemos nuestro gofre belga con chocolate que contiene un sobre de chocolate para que lo añadas sin complicaciones.

Y disfruta también de nuestra crema de chocolate

Puedes llevar tus postres a un nivel superior con nuestra crema de chocolate

Nuestra crema de chocolate, además de añadirla a los gofres, es ideal para añadirla a cualquier tipo de postres: crepes, bizcochos, brownies, helados, etc. Es una deliciosa crema de chocolate de avellanas elaborada con mucho amor y los mejores ingredientes.

La distribuimos en dos formatos, en una versión grande para el público profesional y una versión más pequeña para el público doméstico.