Recetas para comer gofres belgas

Seguro que el primer topping que te viene a la cabeza cuando quieres comer gofres es el chocolate. Los gofres con chocolate son una receta dulce y deliciosa a la que pocos nos podemos resistir, pero en Punto Gofre queremos darte a conocer diferentes ideas para que comas gofres de Lieja de muchas maneras y abrirte la mente para que tu imaginación vuele. Porque realmente todo, o casi todo, pega con el gofre, los toppings son infinitos: chocolate, nata, helado, dulce de leche, cookies de chocolate, etc. Dale rienda suelta a tu imaginación y prepara los gofres más creativos: para disfrutar de forma diferente de los gofres belgas de Lieja.

Lo primero que tienes que tener claro es que gofres hay muchos. Podemos encontrar los gofres belgas, americanos, de Hong Kong… pero todos los gofres no son iguales, ya que cada uno de ellos tiene unas características propias. El gofre de Punto Gofre está basado en la receta del gofre de Lieja, que recibe este nombre gracias a la receta de un chef del Principado de Liege en el siglo XVIII y en homenaje a su ciudad. Este tipo de gofre se elabora a partir de una esponjosa bola de masa con vainilla y margarina vegetal, entre otros. A diferencia de los gofres clásicos belgas, los gofres de Lieja son más dulces y con un ligero sabor a vainilla, de textura más densa y de tamaño más reducido. Contienen perlas de azúcar que le dan un delicioso sabor caramelizado único. Dorados por fuera, y suaves y esponjosos por dentro, son gofres que están siempre crujientes.

Que no te engañen: la receta original del gofre de Lieja se realiza con una masa esponjosa, contiene perlas de azúcar en su interior y tiene un ligero sabor a vainilla. Estas son las características principales que diferencian un buen gofre belga.

Los gofres tal como los conocemos hoy son originarios de Bélgica, aunque se tiene constancia de que ya en la antigua Grecia era costumbre cocinar masa de harina entre dos placas de metal. En 1789 el americano Thomas Jefferson trajo a Europa la primera plancha de gofres con la peculiar cuadrícula que todos conocemos y que le da forma a los gofres, pero fue el belga Maurici Vermersch, en la Exposición Universal de 1960, cuando dio a conocer esta variedad acompañada de diferentes ingredientes como nata y chocolate. Fue tal su éxito que decidió expandirlo en el continente americano cuatro años más tarde, en la Feria Mundial de Nueva York de 1964. Rápidamente se expandió esta forma de comer gofres con el nombre de «waffle belga» y se empieza a hacer mundialmente famoso.

Se suelen servir calientes, aunque en Bélgica es muy común verlos en diferentes puestos callejeros para comerlos mientras caminas y acompañarlos de tu topping preferido. Los gofres Punto Gofre se calientan 15 segundos en el microondas y ya están listos para comer, solo tienes que añadir el topping que te apetezca. Fácil, sencillo e imposible resistirse.

Ya lo sabes: gofre Punto Gofre + tu topping preferido, una forma fácil de tener un postre delicioso.

Además, te lo ponemos fácil. Contamos con 2 tamaños de gofres disponibles: el de 110 gramos para los más golosos, y su versión pequeña de 55 gramos para que puedas terminarlo todo. A su vez, lo puedes comprar en la versión clásica o con chocolate. Cuando tengas el gofre elegido, solo tienes que abrir tu imaginación para añadirle tu topping preferido. Aquí te muestro varias ideas para que tengas recetas de gofres realmente deliciosas, algunas recetas más clásicas, y otras recetas más innovadoras. ¿Te atreves a probarlas todas?

Chocolate con nata y bolitas de chocolate

Cerezas y helado de vainilla

Helado de vainilla y chocolate

Tutti Frutti

Nata y filipinos de chocolate

Helado y filipinos blancos

Nata y huevo Kinder

Fresas y leche condensada

Nata y barritas de chocolate

Helado de straciattella y cookies

Mango y yogurt

Plátano y chocolate